Si hay algo esencial en las transformaciones organizacionales es la agilidad y la velocidad de respuesta a los movimientos del entorno.