El liderazgo (o falta de liderazgo) de los directivos es el factor más crítico del éxito (o fracaso) de las organizaciones.